Abbildungen der Seite
PDF

habia el dicho que sometiendose aquellos a el volveria el concilio a Trento y que asi seria bien y convernia que, pues el cardenal de Trento iba agora a Roma para procurarlo, llevase alguna resolucion sobre lo de Plasencia para que su Sd, tanto de mejor gana viniese en lo demas; y remitiendonos en lo tocante a Inglaterra a lo mismo que entonces le haviamos responcido, le diximos que era verdad que tractando de las cosas del concilio nos habia hecho la instancia que decia para que procurasemos la submission de los estados de la Germania a el, pero que quanto a lo demas que agora decia no haber afirmado la vuelta a Trento, que no nos maravillavamos de que con pensar su Sd. que nunca estos estados se havian de someter al dicho concilio se hubiese alargado entonces a volverle a Trento y aun mucho mas adelante, pero que, pues nuestro señor havia sido servido de inspirarles a tan buena y necesaria obra, confiavamos que su Sd. por lo que devia a su dignidad y oficio y lo que convenia a nuestra sancta fe y religion no podia dexar de venir en la dicha reduction del concilio a Trento, quanto mas que siempre se habia ofrecido de su parte, y que para que esto se hiciese no habia necesidad de mezclar lo de Plasencia, pues allende que no convenia a la dignidad de su Sd. que por interese particular pareciese que venia a cosa tan necesaria y que por su oficio lo devia nuestra, costumbr enunca havia sido ni era de mezclar los negocios generales con los particulares como siempre lo haviamos dicho, y que asi creiamos que lo hacia su Sa. en esto del concilio y que en lo de Plasencia se miraria lo que era razon como por lo pasado se habia dicho; y tornandonos el dicho legado a replicar sobrello y a hacer instancia que todavia diesemos a su Sd. alguna esperanza para que tanto mas facilmente y con mejor voluntad viniese en lo demas, porque hastaqui todo havia sido respuestas generales, le diximos que pensariamos aun en ello; y con esto se acabo la platica sin darle a entender que llevaria alguna comision el cardenal de Trento sobre lo de Plasencia, de lo qual todo os havemos querido asi avisar particularmente para que tengais noticia de lo que pasa y esteis advertido.

Demas de lo que se ha dado por escripto al dicho cardenal de Trento fuera de la instruccion, de que con esta se os envia la copia, se le ha dicho de palabra y dadole comission para que el como de suyo y haciendo todo buen oficio y mostrando quan

pocos habria que nos aconsejasen la restitucion de Plasencia por la importancia del lugar y el respecto general que se debe tener a las cosas de Italia y señaladamente por lo que importa al estado de Milan demas de la pretension que se tiene a la dicha Plasencia y Parma y el fundamento que ay para ello persuada a su Sd, y los suyos que de su parte nos soliciten y procuren la recompensa de ambas ciudades para poder salir tanto mas presto destos barrancos, y que teniendo consideracion a nuestra pretension y derecho mire muy mucho y tenga la mano en persuadirles que se contenten con la menor recompensa que ser pudiere por no darnos ocasion pidiendonos demasiado para que nos retiremos y sea causa de que se enlargue mas tiempo.

Y porque siendo estos negocios de la qualidad e importancia que son converna que hagays compania al cardenal de Trento y que juntos hagays el oficio en lo tocante a la buelta del con-cilio conforme a las cartas que van en vuestra creencia, seremos servido que dexando en las cosas de ay el recabdo que os parescera convenir, os llegueis a Roma para entender con el dicho cardenal de Trento en lo que arriba esta dicho y vereis por su instruccion, pues sera negocio de pocos dias y que no sufre dilacion.

(Leg. 644. fol. 69.)

22.

Punctation zwischen dem Legaten und Granvella.

1) Veduta la lettera del Reymo. Farnese scritta al Rmo. di Trento et sopra quello che il Rmo. legato Sfondrato e nuncio Mignanello hanno detto à sua Mta., Quella si risolve:

Che sarà contenta che se communichi qui con quelli che piacerà a sua Stk. sopra il negocio di Piacenza, sia per la restitutione o per dar ricompensa, secondo che la cosa si trovera fondata per ragione, et che si vedera la exigentia, con questo perhò che il ritorno del Concilio à Trento non differisca, et che tutte le pratiche et ogni via di fatto cessi; et in tutto sua M'a. se essibirà trattabile havendo rispetto alla affinità insieme et con quello che conviene à sua autorità et alla sicurta d'Italia.

2) Demas de lo de arriba dado al Revmo. de Trento, sele ha dicho a bocca que de suyo haga todo buen officio por mostrar

alla que segund razon se podia alcançar que pocos aconsejarian a su Md. que restituyesse Plazencia por la importancia del lugar y el respecto general que se deve tener a las cosas de Italia, y señaladamente por lo que importa al estado de Milan y con lo que se pretende desta Plazenzia y Parma y con el fundamento que el dicho cardenal sabe que ay en ello, y que persuada a que se determinen a solicitar que se les de recompensa por entrambos lugares por salir mas presto deste barranco, y que haviendo consideracion al derecho de su Magestad y la possession de Plazenzia mire en tener la mano que se contenten con la menor recompensa que se podria por no dar ocasion a su Ma. de retirarse con pedir demasiado, ni lugar a que la cosa se alargue mucho tiempo.

(Leg. 144. fol. 103.) 1) Der erste Theil dieser cedula ist von einem Italiäner geschrieben,

wohl von Sfondrato oder Mignanello. 2) Dies Letzte ist ein Zusatz, von der Hand des jüngeren Gran

vella (damals Bischof von Arras) geschrieben.

VI.

Die Concilfrage 1548 und 1549.

Relacion de lo del Concilio 1548 y 1549.

Despues de pronunciado el interim por su magestad asi en lo tocante a la religion como a lo demas, para que los alemanes lo guardasen entretanto que el concilio se celebrase, y despues de haver embiado su santidad dos nuncios a su magestad para que juntamente con el obispo de Fano que reside en corte por nuncio ordinario entendiesen donde y quando conviniese en la despensacion de los articulos principales, que son en lo de la cumunion sub vtraque specie y casamiento de los clericos y restitucion de los bienes eclesiasticos, siempre hasta agora en ninguna cosa el papa a entendido, sino en que le restituyse a a su nieto el duque Otavio a Plasencia, y este ha sido todo el estudio de los nuncios, y especialmente del obispo de Fano, y tambien de Julio Vrsino gentilhombre Romano que por mandado del papa dos vezes ha sido a su magestad, y de aqui es que los negocios del concilio han estado parados y las facultades, que havian llevado los nuncios para dispensar, no havian obrado por yr todo remetido a los nuncios, hasta que no con poca dificultad hizo su magestad que sustituyesen en los ordinarios, lo qual no ha muchos dias que se concluyo. En este tiempo ha havido diferencias discursos y opiniones, porque ya se dizia, que su magestad entregaria a Plasencia al duque Otavio como el papa queria con ciertas condiciones, y ya lo contrario, y tambien que yvan perlados de aqui de Trento a Roma,

Maurenbrecher, Carl V. Anhang,

como el papa lo pedia, y esto en Roma se esforzavan a creello y scrivillo, especialmente viendo al papa tan empuesto en ello, diziendo que queria hazer reformacion é que para efecto fuesen obispos de aqui o algunos en nombre de todos, lo qual a muchos desplazia y no lo podian creer, porque a su santidad no le quitan que no haga la reformacion, y oxala la huviesse hecho o hiziese tan buena, que no fuese necesario que el concilio entendese en ella, pero tenian por cierto, que era color, non mas de para deshazer lo de aqui y para canonizar las otras pretenciones del papa en estas materias del concilio. En este medio como el papa hazia tanta instancia sobre esto de Plasencia su magestad respondio una y muchas vezes, que si era de la iglesia el no la queria retener solo un punto, ni haver cosa alguna por ella, pero que si era del estado de Milan (como se tenia por cierto que lo era Plasencia y Parma) era otra cosa, y que se havia de ver lo que devia y podia hazer, y que para este efecto el no queria sino que se viesen los titulos y derechos, que havia por parte de la iglesia, aunque ya estas dos ciudades las havia enagenado en Pero Luis y sus descendientes para este efecto, de que se mostrasen los titulos. El embaxador Don Diego de Mendoza que estava en Sena bolvio por orden de su magestad a Roma, donde por parte del papa se mostraron todas las scripturas y titulos que havia, y se embiaron a su magestad y son tales, a lo que se entiende, que no solamente no pruevan el señorio que el papa pretende, pero muestran quan poco tiempo ha que estavan en el estado de Milan, y la causa por donde Parma y Plasencia vinieron a poder del papa, y quan poca razon havia para se retener, y aunque cada dia prometian de mostrar titulos mas bastantes hasta agora no los han mostrado, y tienese por cierto que no los hay, porque son muchos los que saben el origen desto.

Estando las cosas en estos terminos, y pretendiendo el papa que sus razones eran bastantes, hizo ultimamente grande instancia con su magestad por esta restitucion de Plasencia e yda de los perlados de Trento a Roma, diziendo que ya el rey de Francia ofrescia los suyos, el qual al principio que esto se pedio los nego, dando razones por donde no convenia, y fue, a lo que se entiende, porque creya que el papa y el emperador se concertavan y despues que entendio otra cosa los ofrescio

« ZurückWeiter »